Servicios

Se entiende como manejo integrado de plagas (MIP) a una estrategia que usa una gran variedad de métodos complementarios (físicos, mecánicos, químicos, biológicos, genéticos, legales, culturales) para el control de plagas. Es un programa que puede ser simple o complicado, aplicandose en tres etapas: prevención, observación y aplicación. Siempre basado en conocimiento, experiencia, integración de técnicas múltiples.

ALGUNOS COMPONENTES DEL MIP:

·         Niveles aceptables de plagas. El énfasis está en “control” no en “erradicación”. MIP mantiene que la erradicación completa de una plaga es a menudo imposible y que intentarlo puede ser sumamente costoso, insalubre y en general irrealizable. Es mejor decidir cuál es el nivel tolerable de una plaga y aplicar controles cuando se excede ese nivel.

·         Muestreo. La vigilancia constante es el pilar de MIP. Se usan sistemas de muestreo de niveles de plagas, tales como observación visual, trampas de insectos y otras. Es fundamental llevar cuenta de todo así como conocer el comportamiento y ciclo reproductivo de las plagas en consideración.

·         Controles químicos. Se usan pesticidas en la cantidad y momento adecuados para tener impacto en el ciclo vital de la plaga.